juanavellano@gmail.com · 675 311 459

hatha

Bellur Krishnamachar Sundararaja Iyengar 

La máxima autoridad en yoga

Redactado por Juan Avellano. Instructor en Kisul Artes Marciales.

Bellur Krishnamachar Sundararaja Iyengar nació en diciembre de 1918, estando su madre Sheshamma con gripe. Su padre, Sri Krishnamachar, fue maestro de escuela. Sundararaja no disfrutó de buena salud en la infancia, siendo víctima del tifus, la malaria y la tuberculosis, y sin acceso a los antibióticos.

Comenzó a practicar el yoga a los dieciséis años, con el marido de su hermana mayor, Sri T. Krishnamacharya, hombre dee mucho talento y cultura. Un maestro muy exigente. Con dieciocho años, Iyengar fue mandado por su gurú a Pune para enseñar yoga seis meses. «Con temor y duda, me rendí a su orden como privilegio (ashirvad) y me fui a Pune, que se ha convertido en mi campo de acción (karmabhumi) desde entonces». En Pune soportó malos tiempos: sin casa, sin amigos, sin familia… por lo que decidió practicar intensamente y con atención para adquirir conocimiento de su propia experiencia. Continuó solo, ajustando y definiendo las asanas en búsqueda de la perfección de la técnica.

Nunca descuidaba la práctica, aún sin haber comido. Practicaba tantas horas necesitase hasta llegar a comprender las técnicas de cada asana y sus efectos.

iyengar yoga las rozas
Mr. Iyengar

En 1943, sus hermanos concertaron su matrimonio con Ramamani, quien pronto absorbió la esencia del yoga y se convirtió en una auténtica fuerza detrás del progreso de Iyengar, llegando a ser un gran apoyo y consejera. Fueron familia numerosa con cinco hijas y un hijo.

Iyengar empezó a ser reconocido como profesor de yoga y le dio la oportunidad de enseñar a algunas celebridadades (J. Krishnamurti, Jayaprakash Narayan,  Achyut Patwardhan, Dr. Rajendra Prasad, Dr. Mohammad Hatta, Marshal Bulganin, Nikita Krushchev, y le fue concedida una audiencia con el Papa Pablo VI.

Nombrado doctor honoris causa en Ciencias por la Universidad de Mysore en 1997. Con galardones del Gobierno de la India: el Padma Shri (1991), el Padma Bhushan (2002) y el Padma Vibhushan (2014). Fue también incluido por la revista Time en su lista «Las cien personas más influyentes del mundo» (2004). Falleció en Pune en agosto de 2014, con 95 años de edad. Iyengar es reconocido como la máxima autoridad de su tiempo en yoga.

El yoga alivia los síntomas de la depresión

Redactado por Juan Avellano. Instructor de Kisul Artes Marciales de Las Rozas.

Los beneficios del yoga son muchos: mejora el nivel cognitivo y la plasticidad cerebral, ayuda al corazón, reduce el insomnio y elimina dolores de espalda y algunos otros afectados por el sistema nervioso y genera mayor elasticidad.

El yoga alivia los síntomas de la depresión

Yoga por la mañana con Ainhoa
Yoga por la mañana con Ainhoa

La depresión es un trastorno mental que según la Organización Mundial de la Salud afecta a más de 300 millones de personas en el mundo y constituye la principal causa mundial de discapacidad.

Ahora ya sabemos que el yoga puede ser un importante complemento de las terapias tradicionales, disminuyendo los síntomas del trastorno.

Así lo demuestran los estudios presentados en la 125ª Convención Anual de la Asociación Americana de Psicología de 2017. En las conclusiones se ve una clara reducción de los síntomas tras varias semanas de su práctica.

Los Países Bajos aportaron dos estudios donde demostraron el potencial más concretamente en personas con depresión crónica. Los participantes recibieron clases semanales de dos horas y media durante nueve semanas y las puntuaciones de depresión, ansiedad y estrés se redujeron en comparación al período previo a la práctica de yoga. Otra investigación fue con 74 estudiantes universitarios con depresión moderada, que solamente recibió técnicas de relajación, que también mostraron efectividad en los pacientes.

El estudio del Centro Médico de Asuntos de Veteranos de San Francisco (Estados Unidos), se centró en el “hatha yoga”. En la investigación, 23 hombres recibieron clases de yoga dos veces por semana durante ocho semanas. Todos afirmaron que recomendarían el programa a otras personas y los de peor condición, vieron reducidos sus síntomas en gran medida.

 

¿quieres aprender yoga?